Llueve. El viento sopla con fuerza bajo el cielo gris. No es tiempo de plegar velas y quedarse en puerto seguro, sino de salir. Quizás con otros destinos; probablemente hacia otras rutas; seguro que con la misma ilusión. No dejes que nada detenga tus deseos de vivir todas las estaciones del año. ¡Deja que llueva! ¡Navega tu vida!

MENU